Amaneceres

ben-duchac-via-unsplash

“Los finales y los grandes comienzos, vienen juntos. Si quieres un gran comienzo, algo tiene que terminar”

-Andrés Spyker

Gracias por todo 2016, comenzaste siendo uno de los años con más incertidumbre en toda mi vida y terminas siendo una promesa, una expectativa de tiempos mejores. Es verdad, me doliste hasta lo más profundo, para mi, representaste un tiempo de soltar cosas a las que me aferré durante años, de abrir los ojos a realidades que durante mucho tiempo no quise ver, fuiste también un año de pérdidas, lloré una y otra vez, pensé, en algún momento, que serías el último año de mi vida.

Pero 2017 ha amanecido y sigo aquí.

Lo último que escuche de alguien ayer fue a M. diciendo: “Vienen cosas bonitas”, a lo que yo respondí: “En realidad ya han comenzado a llegar.”

Y créeme cuando te digo que no es el simple positivismo que la mayoría suele cargar encima en estas fechas, no señor, al mirar los últimos días del 2016, donde fuí depresivo y peligrosamente suicida, no puedo sino darle gracias a DIos por mi familia, mis amigos y cada una de las personas que Él puso a mi alrededor, porque he podido ver su amor y cuidado, en el abrazo de mis amigos, en los besos de mis hijos, en la compañía de personas que estuvieron a mi lado a pesar de que estaba diciéndoles que planeaba tomar mi vida, en un helado de coco regalado por una completa extraña, en cada día que se me permite estar aquí y respirar este aire, sentir el calor o el frío, por el regalo que es estar vivo.

Comienzo el 2017 con esperanza en el corazón, con metas que alcanzar y nuevos sueños, y es que como platicaba con M., sabemos que Jesús es nuestra meta y hacia Él corremos, pero es el viaje el que te cambia, te transforma y que te lleva a nunca más ser el mismo.

Feliz 2017 para ti, mi deseo para mi y para ti es que 2017 sea un año lleno de risas, de alegrías, de divertidas sorpresas, de momentos que te roben el aliento, de lágrimas de felicidad, de noches de café, de amaneceres en la playa, de viajes por carretera que lleves contigo por el resto de tu vida, de bailes a la luz de las estrellas, de conocer a Dios, de admirar la grandeza de esta creación y de meterte en lo profundo de su amor. Disfruta cada instante pues como dijo sabiamente M., vienen cosas bonitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s