De procesos

Cuando decidí que retomaría las riendas de este blog sabía que tendría varias cosas en contra, comenzando por mi propia desidia para hacer las cosas, mi falta de organización y disciplina cuando se trata de hacer las cosas conforme a una agenda es algo que me ha traído problemas antes y era bastante consciente de que en esta ocasión también lo sería.

Y no es algo que me guste presumir. En mi escritorio se acumulan los libros a medio leer, en mi laptop hay cada vez más películas esperando a ser vistas, pendientes de hace semanas, meses, incluso años.

Si en verdad la vida son círculos como suele decir la gente, entonces yo tengo demasiados de ellos sin cerrar. Y, ¿te digo algo? Con el paso del tiempo han ocurrido dos cosas, la primera, comencé a ver la acumulación de esos temas pendientes como algo normal y comenzó a dejar de importarme, pero a la vez, y esta es la segunda cosa, conforme me he ido percatando de todo esto, se ha vuelto cada vez un peso más y más grande en mi vida.

Se que en este punto todo lo que te digo parece sumamente random, pero créeme, en algún momento voy a llegar a donde quiero llegar con estas líneas.

J.R.R. Tolkien escribió “no toda la gente errante anda perdida”, sin embargo; yo me he cansado de vagar, y si algo tengo que reconocer es que la gracia de Dios ha sido un faro para mi en este tiempo, más como Drexler dijo: “no es la luz la que importa sino los 12 segundos de oscuridad”.

¿Qué haces en ese momento donde la luz del faro no puede ser vista y no sabes en realidad que tan cerca o lejos estas de la costa? ¿Qué decisiones vas a tomar? ¿En qué dirección vas a ir?

Si algo he aprendido de este tiempo es que en realidad, no tengo las respuestas a estas preguntas, no todavía, y podrías pensar que es una situación bastante mala y complicada (lo es), pero si algo he aprendido de un tiempo atrás para acá es que no podemos decir que hemos conocido a Dios si no hemos pasado por tiempos duros junto a Él.

Y aunque hay días en que me siento sumamente solo, hay muchos días más en que me siento sobrepasado de amor, y solamente puedo decirte esto: No desestimes el proceso, Dios te quiere llevar a algún lugar, y en su tiempo sabrás cual es, confía, y aunque no está mal poner los ojos en esa meta, no desestimes tu proceso, Dios está más interesado en tu proceso de lo que te imaginas.

Nos vemos pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s